La semana pasada perdí dos días de mi vida: uno triste, muy triste, y otro doblada de dolor en la cama, pegada a una bolsa de agua caliente, y echándome un Enantyum a la boca cada ocho horas. A pesar de llevar tres cuartos de mi vida teniendo la regla una vez al mes, el síndrome premenstrual me ataca por sorpresa cada vez.

El material sobre la regla escasea

Cuando me levanté de la última siesta a deshora y se me pasaron los calambres, me puse a investigar qué material de información hay adaptado para las niñas y mujeres con TEA sobre la menstruación. Y, para mi sorpresa, sólo encontré dos, y eran básicamente guías para ponerse y cambiarse una compresa. Aunque los síntomas de la menstruación son más o menos los mismos, a cada mujer le afecta de una manera distinta. Con más o menos dolor, con cambios de humor, con tristeza, con náuseas, con pesadez, con sueño o con insomnio…

Esto también es calidad de vida

A mí me lo explicaron por encima de pequeña, y ojalá me lo hubieran explicado más. Si con las niñas neurotípicas se habla poco de la regla, con las del colectivo autista, por desgracia, todavía menos. Hay que llamar a las cosas por su nombre, y saber identificar los cambios hormonales y físicos, así como la intensidad del dolor, para poder tomar medidas, e incluso ir al médico si es necesario.

Si podemos prevenir que pasen un mal rato (una mala semana, no nos engañemos), si podemos evitar un problema de conducta fruto del malestar, hay que ayudarlas a hacerlo. Tener calidad de vida también quiere decir entender qué nos pasa, y cómo llevarlo mejor.

Tengo que darle las gracias a Julia, amiga y pediatra, que me ha hecho la supervisión profesional. Tenéis el material libre para descargar aquí.

La sangre de la regla mancha.

Las compresas se descolocan, los tampones dejan de absorber, y las copas rebosan. Y, sobre todo, cuando baja la regla por sorpresa, se manchan las bragas, los pantalones, la ropa de cama, el sofá o una silla… Según te pille y según la cantidad de flujo menstrual.

Es normal, no pasa nada, pero hay que cambiarse la ropa si se ha manchado. Tenemos que naturalizarlo, porque nos pasa a todas, y nos pasa cada mes durante muchos años. Es importante que las mujeres no se asusten y sepan cómo actuar para mantener la higiene y estar cómodas. 

Tenéis el material libre para descargar aquí.

material-venTEA-la-sangre-mancha
¿Tienes un euro?